BREVE HISTORIA

Presentación

Alcorcón, municipio de España, que encontramos en la provincia de Madrid, situado a 13 Km. de la capital por la N-V, carretera de Extremadura A5 y con una superficie de algo más de 33 Km. cuadrados, Su termino municipal  forma parte de la denominada depresión del Tajo, que separa las cuencas de los ríos Manzanares y Guadarrama.   700 metros sobre el nivel del mar y por encima de sus vecinos, Madrid, Móstoles, Leganés, etc. Sus puntos más altos son: el Ventorro del Cano con 741 metros y el caso antiguo del municipio con 719 metros. Limita con los siguientes municipios: Madrid, Pozuelo de Alarcón, Boadilla del Monte, Villaviciosa de Odón, Móstoles, Fuenlabrada y Leganés. Al estar tan sólo a 13 Km. de Madrid, permite disfrutar de la capital, sin necesidad de sufrirla.

La Ciudad.

Alcorcón se remonta al siglo VIII  su nombre viene de "alcor", colina o altozano en árabe, si bien existen otras teorías que afirman que la pasta para el vidriado del barro se llama "alcor" y dado que se utilizó mucho, a los habitantes se les llamó alcoreros y al pueblo Alcorcón. El primer documento en el que aparece el nombre de Alcorcón, es el expedido por Alfonso VIII julio de 1.208, en el que se determinan los límites de la jurisdicción de Segovia. En 1.576, Felipe II ordenó la realización de las Relaciones topográficas, donde en relación con Alcorcón, se puede leer:

El pueblo no tiene más de 140 casas bajas de tapial y unos 170 vecinos, la mayoría pobres; es una aldea de la villa de Madrid y su jurisdicción, que dista de ella dos leguas largas estando dentro del reino de Toledo; su nombre ha sido siempre Alcorcón, no se sabe cuál fue su fundador y si la aldea se ganó a los moros...

En este documento se habla de la Iglesia de Santa María la Blanca  de finales del siglo XVI y de las ermitas de Santo Domingo y San Sebastián, también de dos hospitales de pobres y cuatro casas de hidalgos. Dado el excelente barro existente en su suelo, ha sido tradicional y famosa su alfarería. En tiempos de Carlos III, surtía de loza a la Real Cocina y a la Real Botica. Son conocidos los Castillos de Calderas. Alcorcón era un pueblo agrícola que no llegaba a los 1.000 habitantes en 1.960. Hoy es una ciudad residencial e industrial que, en el último censo, superó la cantidad de 160.000 habitantes. La mayoría de los residentes en Alcorcón, tienen su puesto de trabajo en Madrid y una parte menor, en pueblos de alrededor.

Actualmente en Alcorcón tenemos diez parroquias una de ellas la nuestra,  SANTO DOMINGO DE LA CALZADA. Debe su nombre en memoria del Santo riojano que destaco por su dedicación y gran ayuda a los enfermos en el Camino de Santiago. Domingo, hijo de Ximeno García y de Orodulce de Ximeno García, debió de nacer, según la tradición, en el pueblo burgalés de Viloria de Rioja hacia 1019. Poco sabemos de sus primeros años, salvo que intentó en vano ser admitido como monje en los monasterios benedictinos de Valvanera y San Millán de la Cogolla. Este fracaso hizo que se retirara como eremita a un lugar apartado, Ayuela, cerca de la actual Santo Domingo de la Calzada. Allí llevó una vida contemplativa hasta 1039. Fue fundamental para su desarrollo posterior la relación que entabló en torno a esta fecha con Gregorio, obispo de Ostia, llegado a Calahorra como enviado papal para combatir una terrible plaga de langosta que asolaba los territorios navarros y riojanos. Durante cinco años y hasta la muerte del futuro santo ostiense en 1044, Domingo se convirtió en su estrecho colaborador. Recibió de sus manos la ordenación sacerdotal. Juntos decidieron construir un primer puente de madera sobre el río Oja para facilitar el tránsito de los peregrinos a Compostela. Tras la muerte de san Gregorio, Domingo retornó a la zona donde había pasado sus años de retiro y emprendió en ella una profunda labor colonizadora. Taló los bosques, roturó las tierras e inició la construcción de una calzada de piedra que supuso una desviación del camino tradicional entre Logroño y Burgos, pero que se convirtió, a partir de ese momento, en la ruta principal entre Nájera y Redecilla. Para mejorar las condiciones de los peregrinos que empezaron a transitarla, sustituyó el primer puente de madera por otro de piedra, y construyó un complejo integrado por hospital, pozo e iglesia, para atender a las necesidades de los viajeros. Su labor se vio reconocida por el propio monarca Alfonso VI, quien lo visitó en 1090 y lo responsabilizó de las obras viarias que se realizaban a lo largo del Camino de Santiago. En esos momentos, y con la ayuda de Juan de Ortega, su discípulo, había iniciado ya la fábrica del templo dedicado al Salvador y Santa María, consagrado en 1106 por el obispo de Calahorra. En el exterior, y adosado a sus muros, el santo escogió un lugar para su propia sepultura. Santo Domingo murió en 1109. Nada se conserva de las construcciones que levantó, pero su labor fue la génesis de una ciudad que hoy lleva su nombre.

LA PARROQUIA

Nuestra Parroquia, Santo Domingo de la Calzada, se encuentra situada en la confluencia que forman las calles Juan Ramón Jiménez con Pinos **como llegar-ver plano**, en el Parque de La Ribota, Prado de Santo Domingo, joven barrio del que toma su nombre. Comienza su caminar de la mano de un joven sacerdote al que el anterior y muy querido obispo de la Diócesis de Getafe, Don Francisco Pérez y Fernández Golfín encarga esta  tarea. Javier de Haro Requena, ordenado sacerdote en  Madrid el 28 de abril de 1990 tuvo como misión la de comenzar su labor pastoral como párroco en un pequeño local, que él supo hacerlo acogedor,  en la calle Arces 19 y  gracias a su tesón y trabajo incansable y con la ayuda inestimable de algunos  feligreses, consiguió la cesión de unos terrenos en una esquinita del que sería el parque de la Ribota, para la construcción del actual templo,  que Javier supo sacar adelante poco a poco, con mucho sacrificio y esfuerzo personal. En esos primeros años también debemos mencionar a los sacerdotes que estuvieron ayudando a Javier en su labor pastoral como fueron; Voijciech, un joven sacerdote de nacionalidad polaca. Posteriormente tuvimos a un veterano, Don Fiorenso, italiano, tan grande como su humanidad y como no, mención muy especial a Miquele, joven sacerdote Italiano que supo ganarse el cariño y admiración especialmente de los jóvenes, así como de cuantos tuvieron la suerte de tratarle. Todavía hoy,  sigue siendo para algunos, el consejero al que se busca cuando surgen problemas y controversias, siempre tiene unas palabras de ayuda y consuelo que ayudan y tranquilizan el alma de quien las recibe. Le tuvimos primeramente y durante un año como diácono, fue ordenado en Roma,  un día 21 de junio de 2003.  Todos ellos, sacerdotes pertenecientes al carisma de Comunión y Liberación, misioneros con un alma tan grande como su vocación. También hacer mención de Vincent Nagle, que paso una temporada con nosotros, joven pero experimentado sacerdote que ejerce su labor en un Hospital de Attleboro-Massachusetts-Estados Unidos, y del que conocimos experiencias duras y estremecedoras en su misión como capellán hospitalario. Otra mención para Alejandro, Jano paro sus amigos que ayudaba en las labores de mantenimiento de la parroquia.

Las necesidades de la parroquia iban creciendo y se hacía necesario una parroquia digna y que atendiera idóneamente los servicios propios de la Iglesia. El local se hacia cada vez más pequeño ante las demandas que iban surgiendo con el desarrollo del barrio. Javier se lanzó a la dura tarea de solicitar del Ayuntamiento la cesión de los terrenos para poder construir un templo acorde a las necesidades. Mucho fue el trabajo, empeño y esfuerzo que tuvo que derrochar, muchas visitas a las autoridades y organismos competentes pero por fin recibió la recompensa y fueron cedidos unos terrenos situados en el Parque de la Ribota. En el año 2000,  Se comienzan las obras. Se coloca la primera piedra, fue una gran fiesta que comenzó a las 11 de la mañana del día 5 de marzo, partiendo en procesión, presidida por nuestro obispo don Francisco desde el local en la calle Arces 19, hasta los terrenos en el parque de la Ribota, acompañado en el itinerario por sacerdotes de otras parroquias de la localidad, corporación municipal y fieles. El sueño se empezaba hacer realidad y aunque todavía quedaba mucho por hacer, el ver este primer paso, daba esperanzas y nuevas energías para continuar. como testigo esa primera piedra, una urna que contenía: Tierra de Jerusalén, del Monte de los Olivos. Un trozo de ladrillo traído de las catacumbas de San Esteban en Roma, lugar donde sepultaban a los primeros cristianos mártires, un panecillo con la imagen de Santo Domingo, una vasija de barro hecho por alfareros de esta localidad y que identifica a Alcorcón con sus raíces alfareras, un diario de ese mismo día y el libro con las firmas de testigos del acto.   

Instante de la Firma de Don Francisco en presencia de Javier

Un año más tarde, por fin pudimos ver como nuestra nueva parroquia, era una realidad, iba creciendo, junto y a la vez que crecía el barrio, las necesidades se iban multiplicando, bautizos, bodas, comuniones....cada año contábamos con más niños en las catequesis de Primera Comunión y Confirmación así como las jóvenes parejas que acudían solicitando el Sacramente para hacer realidad su unión matrimonial. La parroquia está ahí y se ofrece como refugio a todos cuantos necesitan un tiempo de dialogo con el Señor o necesitan un consejo del sacerdote amigo. Transcurren unos años y Javier, como misionero de C.L. recibe el encargo de sus superiores para marchar y hacerse cargo de una parroquia fuera de nuestras fronteras, en Méjico D.F., tanto él como Miquele dejan la parroquia para ir a sus respectivos nuevos destinos, Miquele en un principio como Capellán en la Facultad de Arquitectura de la Complutense entre otras tareas y más tarde se incorporará también fuera de España, a una parroquia en Santiago de Chile, donde se encuentra en la actualidad. Don Joaquín, nuestro obispo nombra un nuevo párroco, don  Inocente García de Andrés, que nació en un pequeño pueblo de las provincia de Soria. Experimentado y veterano sacerdote, es el encargado para continuar su labor pastoral en nuestra parroquia, se formó durante un año siendo muy joven en el seminario de la bella e histórica ciudad de Sigüenza perteneciendo, como el mismo refiere y presume con sumo orgullo, a su prestigioso coro de niños cantores. Más tarde prosiguió sus estudios en el Seminario de Madrid, que acaba de cumplir su centenario de existencia que se encuentra en las Vistillas. Allí pasó parte de su infancia y toda su juventud. Fue ordenado sacerdote en Madrid el 23 de diciembre de 1967. Ha tenido varios destinos en parroquia de nuestra comunidad, actualmente desarrollaba su labor como Delegado de Familia en la Conferencia Episcopal, cargo que compagina  por su gran experiencia y preparación en la Pastoral Familiar. Precursor incansable del COF, Centros de Orientación Familiar, que trabajan en apoyo a la familia y muy necesarios en la sociedad actual. También llega como Vicario don José Julio Fernández Perea, que proviene de la Diócesis de Toledo, es también licenciado en Ciencias Biológicas que realizaba su labor sacerdotal en un pequeño pueblo de esa provincia. Actualmente también esta con nosotros como Diacono don Luis Gonzaga, maduro y experimentado marino antes de comprometerse con el Señor, que continua en la parroquia tras ser ordenado ordenado sacerdote. Un emotivo recuerdo de Modesto y Gustavo, que estuvieron como diáconos en  años anteriores y que actualmente realizan su labor pastoral como sacerdotes en otras parroquias.

En septiembre de 2.009, don Inocente nos deja como párroco al haber sido trasladado a la parroquia Virgen del Alba de esta misma localidad donde ejercerá las labores propias como párroco y Arcipreste de Alcorcón que le han sido encomendados por el Sr. Obispo de la diócesis.

En octubre de este mismo año, se incorpora a la parroquia un joven diacono, Pablo Estéve Velázquez que continua con nosotros una vez finaliza el diaconado y en 2012 se incorpora el sacerdote don José Ángel Sánchez Sánchez

Uno de los grupos de nuestra parroquia es el de Marta y María. Gracias a ellas con su labor callada y desinteresada, encontramos nuestra Iglesia en perfecto estado. Son las que todos los jueves dedican un poco de su tiempo a limpiar y mantener en perfecto estado las dependencias parroquiales; templo, capilla, despachos....

 

   EQUIPO SACERDOTAL

Párroco: don José Julio Fernández Perea

Vicario parroquial:

 don Luis Gonzaga García Ruiz

 don Pablo Estéve Velázquez

don José Ángel Sánchez Sánchez


Secretario: don Luis Juan García Gallego

Ecónomo: don Miguel Ángel Rascón

 

SUBIR